Desde mi punto de vista, los beneficios que aporta invertir en la felicidad de las y los trabajadores de la empresa son múltiples, destacando en primer lugar favorecer el engagament de ellas/os con la organización, al considerar ésta como estratégico el desarrollo  integral de la persona, esto es, no solo desde el punto de vista profesional.

Relacionado con lo anterior, la productividad de personas felices en su trabajo aumenta de forma considerable, no ya solo por ser colaboradoras/es que “aman” lo que hacen, sino que lo hacen con un nivel superior de energía y dinamismo, por lo que el nivel de motivación y eficiencia se ve claramente afectado de forma positiva.

Al estar más motivadas/os, las y los colaboradores muestran un mayor nivel de compromiso y responsabilidad con las tareas encomendadas, lo que repercute en un nivel de rendimiento superior.

Además, las personas felices en su trabajo no generan conflictos, lo que repercute en un clima laboral de compañerismo, favorece la colaboración y la comunicación entre compañeras/os, así como de forma directa el trabajo en equipo.

Contar con persona felices en la empresa conlleva una mejor aceptación y adaptación a los cambios, así como favorece la creatividad necesaria en muchas ocupaciones. Además, cuando estamos felices, afrontamos de manera positiva las situaciones complejas, lo que repercute en un mejor afrontamiento del estrés.

En resumen, las personas que son felices en su trabajo, debido al papel estructural y fundamental que tiene éste en nuestras vidas, afecta a todos los aspectos de la misma, incluido la reducción de accidentes profesionales o enfermedades.

«Experto en la gestión del talento»

Manuel Ángel Romero Pozuelo

Soy andaluz de Peñarroya – Pueblonuevo (Córdoba) residente por motivos de trabajo en Madrid y apasionado de la gestión del talento en las organizaciones. Por talento entiendo las capacidades de las personas para desarrollar lo mejor de sí mismas.

Poseo amplia experiencia en puestos de responsabilidad tanto en el área de desarrollo de personas (selección, formación, clima laboral, etc.) como en administración laboral (gestión integral del proceso de nómina, cotizaciones, contratación, etc.) en empresas de múltiples sectores, consultoría de IT, industria petroquímica o servicios.