Comunicar una baja voluntaria es algo que debe hacerse en unos términos y condiciones si queremos que esta sea legal a todos los efectos. De hecho, a la hora de causar baja en una empresa siempre es bueno hacerlo de la mejor manera, tanto para la empresa como para nosotros. A cuanto más tranquila y ordenada sea nuestra salida, mejor podremos preparar nuestra entrada en la nueva empresa.

¿Qué es una baja voluntaria? ¿Qué derecho me da?

Una baja voluntaria es cuando un empleado decide finalizar su relación laboral con la empresa voluntariamente y por su parte. Así, este empleado deberá comunicarlo a la empresa con preaviso y por escrito. Además, este empleado tendría derecho a cobrar el finiquito, pero no derecho a paro ni otras prestaciones. Es decir, una baja voluntaria implica la renuncia a estas prestaciones por parte del SEPE.

 

Más Información

Tiempo de preaviso de una baja voluntaria

Una baja voluntaria debe comunicarse, siempre, con un período de antelación. Un empleado no puede dejar de asistir a su puesto de un día para otro, como tampoco puede comunicar una baja dos días antes, por ejemplo, de hacerlo efectivo. Por lo general, el tiempo que debe notificarse una baja voluntaria es de 15 días como mínimo. Sin embargo, este plazo viene determinado por el puesto de trabajo, el cargo y el convenio colectivo por el que se rige la empresa. Es decir, este período debe ser de 15 días por lo general, pero para determinados puestos este puede ser de 1 mes o más. Así, lo mejor es dirigirse al contrato laboral y ver qué especificaciones hay en él sobre esta cuestión. Y, en el caso de que no haya especificación, el empleado deberá revisar el convenio de la empresa.

¿Cómo notificar una baja voluntaria?

Una baja voluntaria siempre deberá notificarse por escrito mediante una carta que se debe remitir a Recursos Humanos de la empresa, o a administración en su defecto. Esta carta debe contener una serie de datos para que pueda ser considerada como tal. Estos datos incluyen:

  • Fecha de comunicación de la baja: es decir, la fecha en la que se entrega y se firma la carta.
  • Datos identificativos de la empresa: aquí se deben incluir todos los datos de la empresa, como la razón social, el CIF, la dirección, etc.
  • Datos identificativos del empleado: nombre completo, DNI, puesto que ocupa, contacto, etc.
  • Motivo de la carta: en el cuerpo de la carta debe quedar clara la intención del empleado de abandonar el puesto de trabajo actual. No es necesario dar ningún motivo, pero debe transmitirse la intención claramente y mediante “buenas palabras”.
  • Fecha de finalización de la relación: por último, es importante que se especifique, claramente, qué día será el último en el que se va a trabajar.

Además, de todos estos datos, la carta también debe incluir, al final de esta, la fecha original de la carta, la firma del presentador y un espacio para la firma del receptor.

Es relevante que, al entregar la carta, la persona que la reciba, la firme y le ponga el sello de la empresa. Esta es la única muestra fehaciente de que se ha comunicado la baja, muy fundamental en caso de no aceptación por parte de la empresa u otros problemas que pudieran surgir a posterior.

Tono y registro de la carta de baja voluntaria

El tono que se use a la hora de redactar la carta de bajo voluntaria es mucho más considerable de lo que pueda parecer. De hecho, esta carta debe estar redactada de una manera clara y concisa, omitiendo vocabulario complejo o que pueda llevar a distintas interpretaciones. Así, lo mejor es emplear frases cortas, separadas y bien definidas.

¿Qué hacer si la empresa no nos acepta la baja voluntaria?

La empresa no puede negarse a aceptar la baja voluntaria de una persona y, en caso de que esta se niegue a firmarla, siempre se puede comunicar esta intención a través de correo electrónico, adjuntando la misma carta, o hacerlo de forma verbal siempre que haya un testimonio. A la hora de encontrar un testimonio; sin embargo, este debe ser una persona neutral y no un simple compañero o bien alguien de administración. No obstante, cabe destacar que esta no es una situación común.

Comunicación verbal de la baja voluntaria

Al mismo tiempo de entregar la carta de la baja voluntaria, se aconseja expresar verbalmente las mismas ideas que se han plasmado en la carta. Sin embargo, es importante usar un tono tranquilo, claro y conciliador. Además, es preferible llegar a un acuerdo con la empresa si esta requiere de un tiempo algo mayor en la medida de la posible. Todo lo que permita una salida tranquila para ambas partes siempre será lo más aconsejable.

Pedir anticipo de nómina

¿Qué es una baja voluntaria?

 

Quizás te interese: Diferencia entre baja médica y baja laboral