Incentivar a los trabajadores con diferentes beneficios al margen de su sueldo es una de las nuevas tendencias den el mercado laboral que se ha instaurado en muchas empresas, sobre todo, en las empresas emergentes. El objetivo de estos incentivos es ofrecer a los trabajadores diferentes beneficios para complementar su sueldo, pues muchas empresas (sobre todo, las emergentes) no disponen del capital necesario para hacer frente a salarios competitivos.

Dentro de estos incentivos podemos encontrar los salarios sociales o las Phantom Shares entre muchos otros; de hecho, cada empresa escoge qué tipo de beneficios obtienen sus trabajadores en función de las necesidades generales de su plantilla, como puede ser servicio de guardería, seguros de salud privados, etc. Sin embargo, uno de los incentivos que mejor está funcionando es el conocido como Stock Options.

Más Información

 

¿Qué son las Stock Options y qué diferencia hay con las Phantom Shares?

Como hemos mencionado, las Stock Options son, en la actualidad, uno de los beneficios que las empresas pueden ofrecer a sus trabajadores.

Cuando hablamos de Stock Options, nos referimos al derecho que obtienen los trabajadores a conseguir acciones de la empresa a un precio fijo después de un tiempo determinado. Se trata, pues, de un acuerdo entre empresa y trabajador en el que se establece la cantidad de acciones que se pueden comprar una vez la empresa salga a bolsa. También se establece el precio fijo al que se comprarán las acciones, así como el período de tiempo que debe pasar desde la salida a bolsa de la empresa y la compra de acciones por parte del trabajador.

Las Phantom Shares, por otro lado, no se basan en que un empleado acabe siendo un accionista minoritario de la empresa, sino que solo es un incentivo económico basado en el crecimiento de la empresa y en el valor que esta tenga en la bolsa.

Las Stock Options son unos de los incentivos más usados, pues no solo permiten al trabajador formar parte de la empresa en la que desarrollan su actividad, sino que la empresa cuenta con una plantilla más motivada.

¿Qué beneficios aporta el sistema de las Stock Options?

Como hemos mencionado, las Stock Options no solamente aportan beneficios a los empleados, sino que la empresa también disfruta de ellos.

En cuanto a los empleados de la empresa, las Stock Options les ofrecen la oportunidad de adquirir acciones de la empresa a precios mucho más bajos o, incluso simbólicos, llegado el momento. Esta opción les permitirá obtener un buen complemento económico a medio-largo plazo. En vistas a este aumento de su capacidad adquisitiva, un empleado aportará más estabilidad e innovación a la empresa, así como una mejor productividad.

Así mismo, si las organizaciones ofrecen este incentivo, conseguirán que sus trabajadores se impliquen más en la empresa, a la vez que podrán contar con empleados altamente cualificados sin necesidad de hacer un gran desembolso económico en sueldos. Es decir, llegado el momento, el trabajador disfrutará de un sueldo compuesto de una parte fija y una parte variable. Del mismo modo, con este sistema de incentivos, la empresa evita rotaciones de empleados, a la vez que dispone de una plantilla mucho más incentivada y orientada al crecimiento de la empresa.

Tributación de las Stock Options

Como sucede con todos los rendimientos del trabajo, patrimonio y ahorro, las Stock Options no están libres de tributar en nuestro país, por lo que el rendimiento se deberá declarar en la Declaración de la Renta anual.

Este rendimiento se calcula mediante la diferencia de cotización de las acciones el día de su venta hasta el momento de ejercer el derecho de las Stock Options, y el tipo impositivo oscila entre el 19 y el 23%. Sin embargo, estos tipos pueden ir variando año tras año, por lo que los beneficios que obtengan los empleados no serán nunca fijos.

Los salarios emocionales, las Stock Options y las Phantom Shares son únicamente algunos de los beneficios que las empresas pueden ofrecer a sus trabajadores con miras a una mayor estabilidad y crecimiento de la organización. Estos incentivos, si bien aplicados, no solamente benefician al trabajador, sino que también benefician a la empresa: sueldos más competitivos, menos rotación de personal y mayor crecimiento empresarial son solo algunos de ellos. Por este motivo, son cada vez más las empresas que optan por introducirlos en su organización.

 

Solicitar demo