La conciliación de la vida laboral y personal sigue siendo uno de los grandes retos de nuestra sociedad. La posibilidad de contar con una flexibilidad en el trabajo que nos permita pasar tiempo con nuestras familias es un derecho de los profesionales.

Según el estudio anual de 2019  del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, la conciliación individual en España se sitúa en un 24,01% (367.459) siendo el Principado de Asturias con un 35,55% la Comunidad Autónoma que cuenta con los mejores datos.

En marzo de 2019, entraba en vigor el Real Decreto-Ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para la garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, que modificaba el Estatuto de los Trabajadores y donde se contemplaban una serie de medidas para mejorar las condiciones laborales de los empleados españoles.

Entre esas medidas, destaca el derecho de todos los trabajadores a la conciliación sin reducción de jornada y salario para aquellos que tengan a su cargo un menor o familiar. Además, esta modificación también afecta positivamente a aquellos trabajadores sin hijos que pueden adaptar su jornada a sus necesidades personales.

 

Ante esta realidad laboral, ¿Qué medidas podrían beneficiar a la conciliación?

Flexibilidad horaria

La flexibilidad horaria es una de las medidas más efectivas para disfrutar de una verdadera conciliación. Esta flexibilidad podría reflejarse, por ejemplo, con la implementación de jornada intensiva que acabe con los turnos partidos. También, estableciendo turnos laborales de 4 días como han hecho recientemente algunas empresas españolas de cara a este año 2020.

Trabajo en remoto

En la actualidad, la forma de trabajar y distribuir el tiempo laboral se está transformando y, cada vez más, el trabajo desde cualquier parte ha crecido, permitiendo desarrollar la faceta profesional que mejor se adapte a los empleados.

Ayudas a la dependencia

En este sentido, la necesidad de recibir ayudas a los trabajadores que tienen a su cargo personas con discapacidad y dependientes es clave para contar con una conciliación real. Entre las medidas a aplicar estarían: la reducción de jornada, sin que afecte al salario; o la asignación de ayudas económicas dependiendo del grado de discapacidad y dependencia de los familiares.

Conciliar en igualdad

El desarrollo de un plan de igualdad que permita analizar y establecer medidas que acaben con los ‘techos de cristal’, y que la igualdad de oportunidad sea una realidad con indiferencia del género.

 

La importancia de una buena conciliación no sólo beneficia a los empleados sino también a las empresas. Gracias a la conciliación, los climas laborales son más seguros. Además, las empresas que la implementan realmente se vuelven más atractivas para los profesionales y contribuyen a la captación y retención de talento. Las buenas prácticas de las corporaciones a este respecto hará del espacio de trabajo un lugar más saludable y deseable.

Establecer medidas y herramientas que ayuden a la conciliación y a la flexibilidad laboral será determinante para las empresas en los próximos años. Y la incorporación de beneficios como el adelanto de nóminas de Loonfy permite que los empleados puedan tener la libertad de recibir su salario cuando quieran a través de una aplicación móvil sencilla e interactiva.