Mejorar la productividad de los empleados es uno de los objetivos principales de todas aquellas empresas orientadas al crecimiento. Estas organizaciones son conscientes de que la fuerza reside en su capital humano y, por ello, buscan recursos y técnicas con las que poder mejorar el rendimiento de sus empleados. Una de estas técnicas es el conocido Efecto Hawthorne.

¿Qué es el efecto Hawthorne?

El Efecto Hawthorne es una técnica con la que se busca mejorar el rendimiento de los empleados a través de la supervisión. Es decir, numerosos estudios demuestran que, cuando un empleado es observado, su rendimiento aumenta. Sin embargo, esta observación no debe confundirse con presión, sino todo lo contrario. Esta supervisión debe ir acompañada de refuerzos positivos, así como de todas aquellas herramientas que puedan facilitar, a los empleados, el desarrollo de sus labores.

Beneficios del efecto Hawthorne para la empresa

Aplicar las bases de la observación y el refuerzo positivo genera un buen clima de trabajo, a la vez que mejora las relaciones entre los empleados y los encargados. Por ello, cuando se valora la introducción y el uso del método Hawthorne en una organización, son muchos los beneficios que se pueden esperar de ello:

Mejora del liderazgo

Cuando los líderes de la empresa tienen la posibilidad de observar cómo se desarrollan las tareas de los diferentes puestos de trabajo y pueden conocer, de primera mano, las dificultades con las que se encuentran sus empleados tienen la posibilidad de aprender de ello. Y, con este aprendizaje, no solo pueden ofrecer soluciones, sino que también pueden aprender a anticipar ciertos problemas. Es decir, crecen cómo profesionales.

Estímulos para retener el talento

Mediante la observación del trabajo, las herramientas facilitadas y los objetivos a los que llegan los empleados, se pueden generar planes de carrera con los que ofrecer formación a los empleados. Así, estos no solamente se sentirán más parte de la empresa, sino que verán futuro en ella. Saben que podrán crecer y expandirse, lo que también ofrece a la empresa trabajadores más formados y leales.

Acabar con los obstáculos

A través de la observación, se descubren obstáculos con los que se enfrentan los empleados a diario y que, de otro modo, pasan desapercibidos. Del mismo modo, esta observación también permite comprender mejor las relaciones entre los trabajadores, ya sea dentro o fuera del mismo departamento. Así, cuando se detecta un problema, se puede solventar rápidamente con el fin de evitar situaciones que generen estrés y malestar laboral.

Implementación del efecto Hawthorne en la empresa

Implementar este efecto en una empresa requiere de una serie de cambios y modificaciones en la filosofía y la forma de actuar de la empresa. Así, resulta indispensable cambiar los modelos tradicionales en las relaciones con los empleados.

Promover la cooperación

Es importante que los empleados puedan expresarse, dar su opinión y que cuenten con un espacio en el que puedan ser escuchados. Por ello, resulta básico que se establezca un clima de confianza entre los trabajadores y sus superiores. Además, esta confianza y transparencia permite obtener información relevante a la hora de mejorar los procesos de la organización y, con ello, su productividad.

Pequeños cambios que favorezcan la implicación del trabajador

Hay diferentes maneras en las que se puede conseguir que un empleado se implique más en las necesidades de las empresas y saque lo mejor de él. Pero, para que esto suceda, este debe sentirse escuchado, apoyado y valorado. Las encuestas de satisfacción interna ofrecen la oportunidad a los empleados de compartir sus dudas y sus inquietudes y, cuando estos ven cambios, mejora su productividad. Mejora su relación con la empresa y, por ende, su lealtad a ella. Se trata de realizar, pequeños cambios, que den peso a las opiniones y necesidades de los empleados.

Sistema de recompensas: mejoras en las condiciones laborales

Hacer sentir apoyados a los empleados y recompensándoles por el esfuerzo que ponen día a día, resulta fundamental para que estos se sientan motivados. Así, cualquier empresa que quiera retener a sus empleados y sacar lo mejor de ellas debe plantearse un sistema de recompensas: flexibilidad horaria, posibilidad de teletrabajo, comisiones, tickets restaurante, servicio de guardería, etc. Cualquier pequeña acción que facilite la vida a un empleado, lo convertirá en un gran talento para la empresa.

Team Building

El Team Building es otra de las maneras en las que las empresas pueden potenciar el efecto Hawthorne. Se trata de actividades destinadas a mejorar los lazos entre los empleados. Salidas en equipo, reuniones conjuntas o la creación de grupos de trabajo son ejemplos de una estrategia de Team Building.

El efecto Hawthorne es un sistema de observación mediante el cual se consigue una mayor satisfacción entre los empleados, a la vez que se convierte a los líderes en mejores líderes.

¿Qué es y cómo se implanta el efecto Hawthorne en una empresa?