Las nuevas tecnologías y la aparición de nuevos empleos, ha llevado a un enorme cambio de tendencia en el mercado laboral, ya sea en la organización de las empresas, así como en la relación de estas con sus empleados. Además, el concepto de conciliación de vida laboral y familiar cada vez va tomando más fuerza entre los empleados: si antes, lo primero era el trabajo, ahora este ha quedado en segundo plano en pro a la vida personal. Por ello, cada vez son más las empresas que van cambiando sus modelos de organización para adaptarse a las necesidades de sus empleados y, una de ellas es el Smart Working.

 

¿Qué es el Smart Working en Recursos Humanos?

Smart Working es un concepto que hace referencia a la libertad de trabajar desde cualquier sitio y en cualquier momento. En este modelo, la confianza entre la empresa y el empleado es completa, pues esta ofrece a sus empleados las herramientas que necesitan y completa libertad de horarios para la ejecución de sus tareas. Del mismo modo, los empleados cumplen con sus obligaciones en la forma y plazo previstas, pudiendo escoger las horas de trabajo y el lugar en el que desempeñan sus labores.

 

Características del Smart Working

Pese a que el teletrabajo es el concepto que más se asocia al Smart Working, esta no es su única característica. Hay una gran cantidad de características que definen el Smart Working y conocerlas es lo que permite a empresas y empleados sacar el máximo beneficio a esta opción.

Teletrabajo o trabajo a distancia

Como se ha mencionado anteriormente, esta es la principal característica de este modelo de trabajo. El teletrabajo significa que los empleados no tienen la necesidad de desplazarse a la oficina para llevar a cabo sus labores, lo que les permite reducir el tiempo en desplazamientos y comidas, entre otros.

Movilidad y deslocalización

La movilidad y la deslocalización son conceptos muy relacionados con el teletrabajo, pero no son los mismos. De hecho, la ventaja de tener movilidad y deslocalización es que los empleados pueden trabajar ya no solo desde su casa, sino desde cualquier sitio que ellos quieran: donde se sientan más relajados, dónde se sientan más cómodos, etc. Esta es una elección que la empresa deja a su criterio, de modo que estos pueden encontrar el sitio ideal en el que trabajar cómodamente.

Libertad de horarios

El Smart Working permite a los empleados disponer de una buena conciliación laboral y familiar, pues pueden trabajar en los horarios que mejor les vaya. Siempre que cumplan con sus objetivos dentro de la empresa, con un modelo Smart Working pueden trabajar a cualquier hora del día.

 

Ventajas e inconvenientes del Smart Working

Un modelo de organización, en el que se priorice a los empleados y a los negocios por igual, tiene una gran cantidad de ventajas. Las principales ventajas de adoptar el Smart Working en una empresa son muchas y muy claras:

  • Mejor vida laboral para los trabajadores: la conciliación laboral y familiar es posible a todos los niveles.
  • Mejor relación laboral con la empresa: un empleado que se sienta apreciado en una empresa siempre mantendrá relaciones más estables en su entorno laboral, ya sea con los compañeros, supervisores, superiores, etc.
  • Mayor tasa de objetivos alcanzados: cuando un trabajador puede trabajar a su ritmo y a su manera, mayor es su implicación. Por ende, mayores son los objetivos alcanzados en pro a la empresa.
  • Reducción de costes: al no tener que desplazarse a ningún sitio, el empleado puede reducir costes de transporte y comidas. Del mismo modo, la empresa no necesita asumir tampoco estos gastos.

Sin embargo, el Smart Working tiene una pequeña desventaja: la necesidad de Internet y de las nuevas tecnologías. Por ello, es necesario que la empresa cuente con un buen equipo de IT y que los trabajadores puedan contar con conexión estable.

Además, es un modelo que está muy basado, aún, en las tareas tipo oficina y es que resulta complicado, por ahora, aplicar este modelo a trabajos en los que requiere de una atención personal, como pueden ser los dependientes de las tiendas o los técnicos de mantenimiento, entre otros.

 

Empresas que utilizan el Smart Working

En España, el modelo del Smart Working está creciendo a muy buen ritmo y es que, como hemos visto, son muchas las ventajas que este modelo de trabajo aporta tanto a empresa como empleados. Algunas de las mayores empresas que han integrado este modelo de trabajo en su día a día son:

La forma en la que se relacionan los trabajadores con las empresas y la concepción que estos tienen de su empleo ha cambiado mucho a lo largo de los años. Por ello, cada vez nos encontramos con nuevos modelos de organización, tecnologías con las que desarrollar los negocios más eficientemente y, sobre todo, con filosofías laborales que buscan el bienestar tanto de las empresas como de sus trabajadores. El Smart Working es una de ellas y, dada la fuerza con la que ha entrado en nuestro país, se prevé que las organizaciones que lo ofrezcan crecerán exponencialmente en los próximos años.