Cobrar una nómina fija a final de mes, con más o menos complementos, era la forma de pago más habitual. Sin embargo, el mundo laboral ha cambiado mucho en pocos años y las empresas se han encontrado con nuevas peticiones de sus empleados. Así, estas han optado por ofrecer otros beneficios además de una simple nómina, como el trabajo a distancia o la flexibilidad laboral. Además de estos beneficios, también ha empezado a usarse la retribución flexible: un complemento a la nómina de lo más atractivo para los empleados.

¿Qué es la retribución flexible?

La retribución flexible es un sistema de pago que permite al empleado y empresa distribuir el sueldo a través de varios servicios. Es decir, una parte de este se cobra como nómina y el resto se disfruta como productos o servicios, los cuales se contratan a través de la misma empresa. De este modo, las nóminas son mucho más completas, pues no solo tienen la parte económica, sino que se complementan con estos servicios atendiendo las necesidades personales y familiares de los empleados.

Con la retribución flexible, las empresas consiguen ofrecer salarios atractivos a sus empleados a la vez que reducen sus costes, pues los contratos que se realizan a través de ella suelen ser mucho más asequibles por tratarse de una empresa.

Diferencias entre retribución flexible, en especie y beneficio social

Cuando se habla de retribuciones especiales, hay dos conceptos que deben diferenciarse: la retribución en especie y la flexible. La diferencia, en este caso, radica en que la retribución en especie se percibe, completamente, a través de servicios y otros beneficios, mientras que la flexible incluye un porcentaje de retribución en especie y otro en dinero.

Por último, el conocido beneficio social hace referencia a aquellos productos o servicios que la empresa ofrece directamente a sus empleados sin importar el salario mensual a percibir. Es decir, la empresa no resta el importe de la nómina, sino que asume el coste directamente. Esta modalidad es muy usada para la captación y retención de talentos en la organización y depende, en gran medida, de los convenios y del departamento de Recursos Humanos de la empresa.

 

Más Información

 

¿Qué servicios pueden contratarse con la modalidad de retribución flexible?

Algunos de los servicios que pueden contratarse y que se encuentran dentro de la retribución flexible son:

  • Planes de jubilación colectivos: suelen tener mejores intereses y el empleado no debe sacrificar una parte de su nómina mensual a este concepto.
  • Tarjetas de transporte: hay varios abonos que se pueden ofrecer a los empleados, como los mensuales. Así, no solamente podrán emplear estos abonos para desplazarse al centro de trabajo, sino también para sus desplazamientos personales.
  • Seguros de salud privados: al igual que los planes de jubilación colectivos, las aseguradoras ofrecen mejores precios a las empresas para asegurar a sus empleados. Así, estos pueden disfrutar de un seguro de salud muy completo por menos de lo que pagarían si lo contratasen personalmente.
  • Formación: la formación es una de las prioridades de muchos empleados, pues el mercado laboral, en estos momentos, cambia constantemente. Así, poder disfrutar de formación adecuada sin necesidad de pagar por los cursos es un gran incentivo para aquellos empleados que quieren seguir creciendo dentro de su campo.
  • Cheques guardería: pocas empresas disponen de una guardería en sus centros para que los empleados no deban preocuparse de buscar una y estar pendiente de los horarios. Sin embargo, para ayudar a los trabajadores, sí hay empresas que pagan este coste a sus empleados mediante cheques.
  • Cuotas de gimnasios: pagar el gimnasio a los empleados es otro de los ejemplos de las retribuciones flexibles. Además, esta se puede acompañar con la flexibilidad de horarios.
  • Acciones de la empresa: ofrecer participaciones o acciones de la empresa mejora la productividad de los empleados, además de fidelizarlos.
  • Productos tecnológicos: los móviles, tabletas y ordenadores son también uno de los productos más ofrecidos por las empresas. Así mismo, estas también pueden optar por pagar la conexión de Internet a sus empleados.

Otros ejemplos de retribución flexible pueden ser los cheques comedor y disfrutar del uso particular de un vehículo de empresa.

Sea como sea, los servicios que se contraten con motivo de la retribución flexible nunca podrán exceder el 30 % de la nómina del empleado.

¿Qué empleados pueden acogerse a la retribución flexible?

Cualquier empleado puede acogerse a esta retribución siempre que la empresa lo considere oportuno, pues muchas de ellas aún no tienen implementado este sistema. Aquellas en las que sí se ofrece esta posibilidad, son ellas las que deciden qué empleados pueden obtener una retribución flexible. De este modo, buscan mejorar la productividad de sus empleados y fidelizarlos.

Ventajas de la retribución flexible

Las ventajas de este sistema de retribución son muchas, tanto para los empleados como para la empresa.

Entre las ventajas para la empresa, merece la pena destacar el aumento de la productividad de los empleados, la mejora de la imagen corporativa, el aumento del salario a los empleados sin soportar los gastos que derivan de estos y la capacidad de retener al talento.

Para los empleados, las ventajas más destacadas son el aumento del salario indirectamente, el ahorro fiscal que ofrecen algunos productos y la posibilidad de escoger qué servicios se quiere conseguir para mejorar su bienestar.

Dentro del mundo empresarial, son muchos los cambios que se llevan a cabo con la intención de mejorar la productividad de los empleados y evitar rotaciones. Aunque no es la única, la retribución flexible es una de las más empleadas.

 

Más Información

 

Retribución flexible: beneficios para la empresa y empleados