Contar con trabajadores cualificados es esencial para el buen funcionamiento de cualquier organización. Sin embargo, en la actualidad, hay muchos otros conceptos por los que se puede evaluar la idoneidad de un empleado para un puesto de trabajo concreto. Así mismo, disponemos de herramientas que nos permiten valorar a cada trabajador y ofrecerle aquellas herramientas que consideremos necesarias para ayudarle a desarrollar su máximo potencial. Una de estas herramientas es la evaluación de desempeño.

¿Qué es una evaluación de desempeño?

Una evaluación de desempeño es un sistema mediante el cual se puede medir la conducta profesional, el rendimiento, la productividad y las competencias de los empleados. Es un sistema muy objetivo que indica cómo es la persona, qué hace en su tiempo de trabajo y cuáles son sus logros.

Esta evaluación contempla aspectos como las habilidades, las aptitudes, cómo se relaciona con los demás empleados con los que trabaja, su grado de responsabilidad y compromiso con la empresa, etc.

En definitiva, se trata de una herramienta con la que se puede evaluar a cada empleado tomando como base muchos aspectos y no solo los objetivos laborales que este alcanza.

Beneficios de las evaluaciones de desempeño

Las evaluaciones de desempeño ofrecen muchos beneficios a las empresas, pues les permite encontrar y potenciar a aquellos candidatos que se adaptan a sus necesidades. Algunos de los beneficios que este sistema de evaluación aporta son:

  • Permite valorar el rendimiento de cada empleado por separado, su potencial y sus habilidades.
  • Ofrece una imagen global de cada departamento y permite anticipar problemas de integración.
  • Mejora tanto la calidad del trabajo de cada empleado como las relaciones entre compañeros y superiores.
  • Valora las contribuciones de cada empleado y lo que aporta a la empresa, siempre tomando en consideración todas las aptitudes y no solamente los logros profesionales.
  • Permite analizar las fortalezas y debilidades de cada empleado y potenciarlo.

Dados los beneficios que aportan estas evaluaciones, tanto a empresas como empleados, cada vez son más las organizaciones que hacen uso de ellas. Aplicar este sistema de evaluación permite mejorar la eficiencia y la productividad en todos los departamentos, por lo que se mejora el margen comercial y el crecimiento empresarial.

Solicitar demo

Tipos de evaluación de desempeño

Existe una gran variedad de modelos de evaluación del desempeño que se pueden llevar a cabo en una empresa. Escoger uno u otro dependerá, en gran medida, de lo que se quiera evaluar y de quién realice la evaluación.

Evaluaciones de desempeño según quién realiza la evaluación

Entre los modelos de avaluación según quién realiza la evaluación destacan los siguientes:

Autoevaluación

Esta es una evaluación que efectúa el mismo trabajador y tiene como beneficio el hecho de que estos acaban viendo mejor sus habilidades y en qué pueden mejorar, por lo que acaban mucho más comprometidos con sus tareas.

Evaluación del desempeño 90º

La evaluación de 90º se lleva a cabo por los superiores de cada trabajador y estos se encargarán de potenciar las habilidades y las fortalezas de cada empleado.

Evaluación del desempeño 180º

En este caso, se trata de una evaluación más completa en la que varios trabajadores de un mismo departamento se evalúan entre ellos y aportan información sobre cuáles son las fortalezas de cada compañero.

Evaluación de desempeño 270º

Este modelo de evaluación permite a los trabajadores evaluar a sus responsables, lo que permitirá a estos conocer cómo desempeñan su labor y si hay aspectos que deben mejorar. Al ser una evaluación que podría llevar a despidos, es importante que esta se haga de forma anónima. Si se quiere tener una visión realista de la situación global de la empresa, es necesario que los empleados puedan expresarse libremente.

Evaluación de desempeño 360º

El modelo de evaluación a 360º es una de las mejores alternativas a la hora de realizar este tipo de evaluaciones, pues incluye todos los modelos mencionados. De este modo, no es solo una opinión la que cuenta, sino que se incluyen varias de ellas y los resultados son mucho más precisos, detallados y realistas.

Modelos según el tipo de evaluación de desempeño

Estos modelos no se basan en la persona que hace la evaluación, sino en el concepto que se quiere evaluar.

Evaluar las competencias u objetivos de la empresa

Las evaluaciones por competencias son aquellas que se basan en las competencias de los trabajadores y sus habilidades de acuerdo con las tareas que desempeñan. Por otro lado, en las evaluaciones de objetivos, se evalúan los objetivos establecidos y sus consecuciones.

Evaluar la satisfacción del empleado

En las evaluaciones por satisfacción se evalúa la satisfacción de los trabajadores y no su rendimiento. De este modo, se pretende que el empleado se sienta realizado y se comprometa más con la empresa, a la vez que esta le recompensa por ello.

Evaluar posibles conflictos personales

Este modelo entiende que el mundo de las relaciones humanas es complejo y que puede haber tanto buen ambiente como conflictos entre trabajadores. Por ello, esta evaluación se basa en observar los comportamientos de los empleados y pretende anticipar cualquier posible problema entre ellos. Si está bien efectuada, y se adoptan medidas adecuadas, mejora el ambiente de trabajo y la productividad de los empleados.

Evaluar el coste-beneficio de cada empleado

La evaluación por costes hace referencia al “coste-beneficio” del trabajador en la empresa. Es una evaluación simple en la que se analiza el coste del empleado y los beneficios que este aporta a la empresa.

Reuniones one to one después de la evaluación de desempeño

Para que las evaluaciones sean efectivas, es necesario hacer reuniones periódicas en las que tanto trabajadores como superiores puedan comentar los resultados, los problemas y las posibles soluciones (si los hay), la consecución de logros, etc. Se trata de hacer una entrevista en la que poner puntos en común por el bien tanto de la empresa como de los empleados.

Una evaluación de desempeño es de lo más útil cuando se lleva a cabo de forma adecuada. Por ello, es necesario tanto la colaboración de los empleados como la de los superiores. Conseguir un buen entendimiento es fundamental, no solo por el desarrollo y crecimiento de la empresa, sino también por el bienestar de sus empleados.