La satisfacción laboral de los empleados tiene un gran impacto en su productividad y, por ende, en el buen funcionamiento de la empresa y en su margen comercial. Cuando una empresa dispone de empleados satisfechos, las relaciones entre ellos son mejores, lo que favorece el trabajo en equipo y la consecución de objetivos.

Satisfacción laboral: definición

La satisfacción laboral es una evaluación subjetiva de los empleados sobre su propio trabajo, la cual toma en consideración aspectos de vital importancia como el salario, el puesto actual del empleado, los beneficios de los que dispone y del cumplimiento de sus expectativas relacionadas con la empresa. El hecho de que un empleado se sienta laboralmente satisfecho tiene como consecuencia un mayor rendimiento y productividad, lo que no solo le beneficia a él, sino también a la empresa en general. Hay tres pilares que delimitan esta estimación subjetiva:

  • Tareas del puesto de trabajo y habilidades del empleado: cuando las exigencias del puesto de trabajo y las habilidades del empleado son las adecuadas, el trabajador se siente mucho más motivado y enfrenta los retos con mayor optimismo. Del mismo modo, su dedicación es mucho mayor.
  • Personalidad del empleado: la personalidad de un empleado marca la diferencia a la hora de relacionarse con los compañeros, así como con los superiores. Si estas relaciones son buenas, la satisfacción laboral es mayor.
  • Relaciones laborales que se establecen entre compañeros y superiores: a mejores relaciones, mayor satisfacción con el puesto de trabajo.

Cuando un empleado trabaja a gusto con sus compañeros y sus obligaciones laborales están en línea con sus habilidades, su productividad mejorará y su desempeño será mucho mayor.

 

Más Información

¿Cómo se puede medir la satisfacción laboral?

Medir la satisfacción laboral puede ser algo complicado, pues no hay programas o registros que establezcas criterios y aporten valores. Por ello, una de las mejores maneras, y más simples, de medir este concepto es mediante la entrevista laboral, las encuestas o, incluso, los test psicológicos.

Las entrevistas laborales deberían llevarse a cabo en un entorno de confianza y seguridad. De nada servirá preguntar a un empleado por su satisfacción con la empresa si este se siente presionado o siente que su puesto puede estar amenazado. Por ello, desde Recursos Humanos se debe planear muy bien la estrategia a seguir si se pretende llevar a cabo estas entrevistas a los empleados.

Las encuestas, por su parte, son también algo complicadas, pues aplica el mismo miedo a perder el empleo siempre que esta se haga con nombres y apellidos. Sin embargo, se puede optar por encuestas “anónimas” para conseguir más información.

Escoger un sistema u otro dependerá, en gran medida, de la información que pretenda conseguir la empresa y la relación que esta tenga con sus empleados. Sin embargo, desde Recursos Humanos se pueden llevar a la práctica ciertos tipos de test psicológicos, pero ningún resultado será fiable 100 %.

¿Cómo se puede mejorar la satisfacción laboral?

Sin importar el sistema usado para detectar la satisfacción laboral, las empresas pueden desarrollar una serie de estrategias para incrementar este sentimiento y fomentar, de este modo, una mayor integración y vinculación en los empleados.

Por un lado, resulta fundamental establecer relaciones de confianza entre los empleados, así como entre estos y sus superiores o la directiva. Por el otro, es importante propiciar el compromiso de los trabajadores con la empresa. Este compromiso puede fomentarse con beneficios sociales, reconocimientos, planes de formación y promoción, etc.

Sean cuales sean las acciones que se adopten las empresas para propiciar la satisfacción laboral, estas deben llevarse a cabo a través de una estrategia planificada y bien estructurada.

Factores positivos y negativos en la satisfacción laboral

A la hora de implementar mejoras en la empresa para fortalecer la satisfacción de los empleados, se deben tener en cuenta una serte de factores: los que la favorecen y los que causan insatisfacción.

Dentro de los factores que favorecen esta situación de satisfacción destacan el ofrecer a cada empleado las responsabilidades que se adapten a sus habilidades y la creación de lazos entre ellos. Así mismo, es muy valioso que la empresa cuente con un programa de incentivos y que se promueva el trabajo en equipo.

Otros factores que pueden promover la satisfacción entre los empleados son los planes de formación y promoción, ya mencionados, así como la creación de espacios en los que los empleados puedan desconectar un rato de sus labores y disfrutar de tiempo con los compañeros.

En el lado opuesto, los factores que pueden influir negativamente en la satisfacción de los trabajadores incluyen los bajos salarios, las malas condiciones laborales y las malas relaciones con compañeros y superiores. El hecho de tener una pobre política de conciliación y escasas posibilidades de promoción tampoco juegan a favor de la empresa.

La satisfacción laboral de los empleados es un concepto complicado de medir, aunque puede ser visible en numerosas ocasiones. Mejorar este aspecto tan importante para el empleado, no solamente le afecta positivamente a él, sino que la empresa también saldrá beneficiada. Así, implementar una buena estrategia que incluya mejoras salariales y unas condiciones laborales más favorables, entre otros, puede incrementar esta satisfacción y, por ende, evitar rotaciones de personal y baja productividad.

 

Más Información

 

Satisfacción laboral: ¿Qué es y qué influye en ella?